27.6.11

¿Por qué la música moderna no está en los conservatorios españoles?

Refelxionando a cerca del por qué la música moderna no se puede aprender en un conservatorio público de manera oficial y reconocida tal y como sucede con las disciplinas relacionadas con la música clásica se me ocurren varias respuestas.

Es posible que tan solo tenga una visión parcial del tema (debido a que he recibido fundamentalmente formación clásica) pero me vienen a la mente varias preguntas.

¿Qué pasaría con el mundo de la clásica si la música moderna se oficializara?

¿A qué tipo de música optarían los estudiantes tras tener unas nociones básica (Enseñanzas Elementales de Música)? Dicho de otra manera, si a un adolescente le dan a elegir entre la guitarra clásica y la moderna ¿por cual se decantará?

Si la música moderna, que es la que se sustenta por si sola, es capaz de mover a grandes masas de gente (y por lo tanto de dinero) ¿Por qué no se oferta si esa formación redundaría en una mayor competencia de nuestros músicos?

Creo que en el fondo no interesa y no entiendo por qué.
Creo que la música clásica tiene un valor intrínseco grande capaz de atraer por si sola a los estudiantes. Creo que muchas personas interesadas en la música moderna se acercarían a las instituciones para recibir una formación adecuada a sus intereses.
Creo que las empresas que mueven la música moderna no están demasiado interesadas en que "sus productos"  sepan demasiado o tengan un buen criterio formado porque exigirian mejores condiciones consicentes de su esfuerzo, su valía y su formación (giras menos intensas, más descanso, etc).

Mi pensamiento es que debe proporcionarse una oferta variada y consistente desde las instituciones educativas que no deje exclusivamente en manos del sector privado la formación de los músicos de  música moderna.

Mi pensamiento apunta a una necesaria apertura y a un pensamiento de que "hay sitio para todos" y pensar que existe muy buena música y muy buenos músicos (y muy malos tambien) en todos los estilos y disciplinas.

Si pensamos en los músicos como una gran familia unida nos irá mucho mejor a todos. Viva la buena música y las fusiones que siempre enriquecen.