3.12.11

Lo importante es cantar bien

Cuando un cantante empieza a tener una cierta competencia con su voz empieza a querer cantar cosas cada vez más difíciles y acaba por pensar que es mejor cantante por cantar una determinada obra sin pararse a reflexionar y a escuchar, en muchos casos, cómo lo está haciendo.

Lo que define a un buen cantante por encima de todo es el cantar bien el repertorio que elija. No es la cantidad sino la calidad de la interpretación lo que a la hora de la verdad cuenta. Uno debe conocer muy bien su voz y saber qué puede y qué no puede cantar. En la entrada Criterios para seleccionar canciones ya comentaba qué aspectos había que tener en cuenta a la hora de elegir. Como me decía una profesora que tuve "hay que llevar un zapato en cada pie para caminar" y ese zapato se tiene que ajustar a nuestras medidas y no al contrario.

La posibilidad de cantar obras de mayor dificultad la da una buena secuenciación del repertorio que asiente la técnica y fomente el control y la competencia del cantante con su voz y es tarea del docente indicar las obras apropiadas para cada momento. Por ello, no hay que tener prisa, no se debe atosigar al alumno y sobre todo se debe tener una visión de futuro con el repertorio y saber que hay obras que llegarán a nuestro repertorio con el tiempo.

Abordar repertorio que supera nuestras posibilidades no hace más que fomentar la inseguridad, la sensación de incompetencia y por ello, si tenemos estas percepciones debemos pararnos a reflexionar si estamos en el buen camino. Cantar debe provocar sensaciones de plenitud y alegría y no sufrimiento y amargura!!!