19.10.12

Consejos para oradores. Pequeño esquema-resumen del Taller: Mejora tu voz

- Todas las situaciones comunicativas de la vida se pueden afrontar si uno posee el suficiente conocimiento de si mismo, autocontrol de su cuerpo y de su voz. Ante la situación de hablar ante un auditorio para explicar cualquier cosa se desencadena una reacción interna en el que se combinan diferentes pensamientos (juicios, creencias, etc) y reacciones físicas (gallos en la voz, excitación, sudor, etc.) que se manifiestan en un cierto bloqueo, nerviosismo, tensión corporal e incluso dificultades a la hora de poder emitir la voz, lo que se conoce como un nudo en la garganta.

- Tengo buenas noticias para vosotros que os entrenáis en el arte de hablar en público y es que se puede controlar a través de unos  conocimientos básicos de técnica vocal y unos cuantos "trucos".

- La técnica vocal es la base del conocimiento de la voz en su sentido práctico. La persona que adquiere una base de técnica vocal adquiere recursos que le permiten controlar su propio cuerpo y por tanto su propia voz. Los recursos son fáciles de aplicar en el día a día y de practicar. Se adquieren mediante algunos ejercicios de respiración, de emisión y de proyección.

-Para comprender cómo funciona la voz lo primero que hay que saber es que se trata de un instrumento de viento. Imaginad un oboe o un clarinete. La voz es algo similar con la diferencia de que no lo vemos y que lo llevamos incorporado siempre. La voz necesita del aire para que se produzca el sonido, necesita de un mecanismo de emisión que son las cuerdas vocales (la caña del clarinete). Una vez el aire pasa por las cuerdas entra en acción el sistema de amplificación que son las cavidades de la cara: faringe, nariz, boca y resonadores (huesos huecos de la cabeza), en el caso del clarinete el instrumento. Resaltar la importancia de la apertura de la boca de una manera flexible y suficiente para dar salida a la voz al igual que un clarinete o una trompeta tienen el extremo del instrumento abierto hacia el exterior.

- Cuando controlamos la espiración del aire mediante los músculos del abdomen y conseguimos que el aire impacte en los resonadores la voz se vuelve más fácil, más rica y uno es capaz de hablar durante varias horas sin perder la calidad de la misma. La voz cuando está bien proyectada evita al orador gritar y que le salgan los conocidos gallos y le permite modularla (fluctuaciones de tono pequeñas que suben y bajan) de manera que es capaz de mantener la atención del auditorio y estar concentrado en aquello que quiere decir, en su contacto con el público, en su gestualidad y sobre todo en disfrutar de la experiencia.

- Los errores más frecuentes que se producen al hablar son: no vocalizar suficientemente, dejar caer las frases hacia el final por un mal control de la respiración y hablar demasiado deprisa quitando su verdadero valor a los silencios.

- Es importante también conocer aquellas cosas que son recomendables para un profesional que necesite que su voz esté a punto cada día, se conoce como higiene vocal. Existen diferentes factores de riesgo y su correspondiente recomendación que podéis encontrar en el blog www.labrujuladelcanto.com. Resumiendo, diré que lo más importante es: mantenerse hidratado, controlar la alimentación si hay problema de reflujo, hacer ejercicio físico, no fumar, evitar ambientes ruidosos...

- Siempre recomiendo antes de exponerse a un auditorio establecer un pequeño ritual en el que siempre se haga lo mismo, unos pocos ejercicios de calentamiento de la musculatura implicada en la respiración, algún ejercicio para estimular las cavidades de resonancia, algún estiramiento, beber algo de agua (el cuerpo interpreta que si se tiene tiempo para beber agua no hay peligro de muerte) y utilizar un afirmación positiva que te ayude a entrar en la situación.