23.10.14

Cómo facturar conciertos y no morir en el intento

Muchos son los músicos y cantantes que en el arduo camino hacia la profesionalización nos encontramos ante una realidad que muchas veces no nos beneficia. Como en cualquier trabajo, y más en caso de freelances, sucede que en determinados momentos no se tienen suficientes compromisos profesionales para asumir la cuota de autónomos y los gastos que conlleva hacer una carrera de solista (que de hecho supone convertirse en empresario con las obligaciones de IVA, declaraciones trimestrales y anuales, etc)

Existe actualmente una fórmula que nos permite asumir compromisos artísticos puntuales y que facilita totalmente la gestión de los mismos, se da a través de cooperativas de trabajo asociado. Me gustaría citar en concreto al excelente equipo de Inpulse (www.inpulse.pro) que siendo sus promotores personas directamente relacionadas con el mundo de la cultura, han propuesto una fórmula en la que ¡todos ganan! Ya trabajan con ellos grupos como Vetusta Morla, El Puchero del Hortelano o Lory Meyers y entidades de la talla del Museo del Prado.

El artista cotiza a la seguridad social y está asegurado en sus trabajos artísticos, evitando así posibles disgustos ante una inspección de trabajo, un accidente laboral, etc, el promotor del concierto recibe una factura por el concierto y todo el sector se beneficia de hacer las cosas bien.

Y lo bueno de esta cooperativa es que no caben sólo músicos, si eres bailarían, actor, diseñador gráfico, etc. también te puedes beneficiar de esta iniciativa que no sólo permite facturar y cotizar a la seguridad social sino que ofrece asesoramiento en materia laboral para la elaboración de presupuestos, contratos y la posibilidad de presentarse a concursos públicos a través de la entidad.

Dignificar los trabajos artísticos pasa porque todos los agentes del sistema estén protegidos y esta es una buena fórmula. Si quieres saber más se inpulse puedes contactar con ellos a través de: