2.3.11

El ritual de actuación.

A actuar se aprende y es importante pensar que el momento de preparación musical se diferencia del momento de la acuación.

Cada vez que uno se sube a un escenario o se expone a un público (también delante de familiares, colegas, etc) se actúa y por ello se ha de trabajar la actividad "actuación" con recursos diferentes con los que se trabaja la actividad "estudio o interpretación".

Se suele decir que para dar el 100% la obra tiene que estar al 150%, pero ¿qué quiere decir exactamente? Personalmente entiendo que uno debe tener interiorizada la obra totalmente, conocerla casi como si la hubiera compuesto uno, saber qué quiere transmitir, dominarla técnicamente pero lo que hace que esté al 150% es que uno sea capaz de gestionar con solvencia la actuación.

Lamentablemente solo se puede ayudar a mejorar la actividad de la actuación pasando por ella. Habrá personas que tengan lapsus de memoria, que se pongan nerviosas sintiendo palpitaciones, que se desconcentren con el ruido de la sala, que les impresione tener público delante, que se autoboicoteen mentalmente pensando que se equivocarán donde siempre fallan, etc... 

Para cada persona se debe plantear un trabajo enfocado a reforzar las fortalezas y a fortalecer las debilidades: mejorar el discurso, aprender a relajarse, visualizar la situación, emplear todos los tipos de memoria, etc.

Yo recomiendo, por un lado, el análisis de lo que sucede en el momento de actuar para poder pautar un trabajo y por otro lado establecer un ritual de actuación

Un ritual es algo que se sigue siempre y que mejora la concentración y el autocontrol para facilitar la gestión del la actuación , pongo varios ejemplos:
                 - Hacer las cosas más despacio, llegar con suficiente tiempo al lugar, hablar poco, mantenerse concentrado en la propia música, evitar convesaciones que generen inseguridad.
                - Comer ligero, mentenerse hidratado, estar tranquilo y concentrado.
                - Practicar la visualización del momento de la actuación, el cerebro no distingue entre lo que se visualiza y la realidad.
               - No perder el contacto con el espacio, caminar despacio por el escenario, tomarse el tiempo que se necesite antes de empezar.
               - Emocionalmente sentir que uno está rodeado por una bola de goer-tex (es el tejido que permite la transpiración pero que evita que se filtre el agua dentro) pero en este caso de amor, es decir, desde nosotros hacia el público se pueden transmitir todas las emociones pero del público hacia nosotros solo puede entrar amor. Esto nos ayudará a evitar las críticas y los juicios mientras actuamos y nos permitirá centrarnos en lo que queremos transmitir.

Poco a poco cada cual diseñará su propio ritual y actuar se convertirá en una actividad que se afronte con emoción y alegría de compartir. Cada actuación aporta algo difente y este hecho hace mágica la actividad del intérprete.