12.4.11

Ser un buen músico no es suficiente.

En cualquier profesión lo esencial es ser un buen profesional, uno tiene que tener una competencia real en aquello que hace como estrategia de vida y por ello el buen profesional nunca deja de aprender, de explorar nuevos caminos y de perfeccionarse internamente para poder ofrecer externamente un talento depurado.

También pienso que lo primero son las personas, uno enseña lo que es así que hay que esforzarse cada mañana para ser la mejor versión de uno mismo y más si la meta de su trabajo es exponerse ante un público. ¡¡En un escenario se ve todo!!

Pero siempre me he preguntado, entre dos profesionales buenos ¿Por qué a uno le va mejor que al otro?

Estas son algunas de mis conclusiones y respuestas a la pregunta:

- No es lo que haces sino aquello que haces con lo que haces. Como artistas tenemos una gran responsabilidad primero frente a nuestro talento y segundo respecto a la manera en que lo ofrecemos. De nada le sirve al mundo nuestro talento si no se lo enseñamos, si no se lo ofrecemos, si no lo compartimos. ¿Por qué privar a las personas de algo bueno y valioso a nivel humano que podemos ofrecer? Hoy en día disponemos de muchos medios para poder ofrecer nuestro talento, creo que cada cual debería preguntarse ¿Qué me frena a mostrar mi talento? cuando uno se responde con sinceridad esa pregunta encuentra las respuestas que le sacan del bloqueo.

- Si tu no crees en ti, nadie lo hará. Es necesario realizar un trabajo personal sobre aquello que se quiere, las preferencias, los gustos, aquello que nos hace vibrar y tras ese trabajo hacer una apuesta personal fuerte y no rendirse. El compromiso con uno mismo es fundamental, es más, uno va encontrando nuevas formas de comprometerse cada día más cuanto más se compromete con su talento.

- Hay oportunidades para todos. Muchos músicos viven instalados en una mentalidad de escasez y competencia y creo que es eso lo que impide su desarrollo real. Yo misma soy soprano, la voz más común entre las mujeres, si pensara que porque hay muchas yo no voy a hacer nada no estaría donde estoy. Es una cuestión de enfoque y de mentalidad, creo que hay para todos, de una manera o de otra.

- 20% aptitud y 80% actitud: El que no se mueve porque dice que todo se mueve por contactos se está excusando. Claro que todo se mueve por contactos y referencias, creo que hay que decirlo alto y claro. ¿Quien dijo lo contrario? Personalmente me gusta trabajar con la gente que no solo es buena sino que me aporta cosas positivas y me cae bien. Todos tendemos a contar con las personas en las que podemos confiar no solo porque son buenos profesionales sino porque sabemos que se comprometen con lo que hacen y solucionarán problemas.  Así que sería más constructivo pensar en cultivar una buena red de contactos y ofrecer aquello que se hace sin complejos y cada vez con mayor valor.

- Nuevas tecnologías: Subirse al tren tecnológico no es una opción es una necesidad. Vienen cambios y de los gordos. A mi se me ponen los pelos de punta cuando veo a los niños de 1 año ponerse el móvil en la oreja sin que suene ni hable nadie. Vienen con el chip puesto y eso va a revolucionar la vida futura, nos guste o no. 

- Reciclarse o morir: los cantantes y los músicos deben ser conscientes de que deben aprender a aprender. Lo que no se sabe tenemos que saber aprenderlo, buscarlo, investigarlo, preguntarlo, leerlo. Estos recursos son esenciales para la vida y hay que ser conscientes de que si no se avanza se retrocede. Recomiendo, de vez en cuando, hacer actividades que no tengan nada que ver con la música, asistir a alguna conferencia sobre temas que nos son ajenos, conocer a personas de otros sectores, nos aportarán otras visiones que enriquecerán la propia.