6.6.16

¿Cuánto vale tu voz?

Me llama poderosamente la atención como se enorgullecen algunos cantantes de los llamados "de orquesta" cuando expresan haber cantado durante una noche setenta temas o haber cantado en tres meses en setenta pueblos. 

Cuando oigo esto me echo las manos a la cabeza y pienso que su aparato vocal les responderá poco más en un buen estado. Las cuerdas vocales son únicas, son como son y así como un guitarrista puede cambiar de guitarra o de cuerdas de la misma, un cantante una vez arruinada su voz deberá abandonar el barco.

He tenido alumnos cantantes de orquesta que muchas veces me han preguntado por la conveniencia de cantar ciertos temas que les proponen y siempre les respondo lo mismo: las presiones del empresario/a de la orquesta van dirigidas a ganar dinero, no a conservar la voz del cantante y son los propios cantantes los que deben saber poner el limite allí donde está. 

Es cierto que muchos tienen miedo a perder el trabajo si se niegan, pero creo que es mucho más rentable e inteligente perder un mal trabajo a tiempo que perder tu aparato vocal y por lo tanto tus posibilidades futuras.