7.6.16

El lavado nasal, los vahos y el canto

Una de las medidas de higiene vocal que deben tener en cuenta los cantantes tiene que ver con el estado de su nariz ya que su obstrucción ya sea por un resfriado o por problemas alérgicos pueden tener una gran influencia en la configuración del timbre de la voz. Si la obstrucción es importante incluso puede nasalizar demasiado el sonido pudiendo producir un efecto no deseado. 


Una nariz sana debe permitir la respiración por ambos orificios nasales, si no es así es aconsejable acudir a un otorrinolaringólogo para que realice una valoración del problema ya que puede deberse a una hipertrofia de los cornetes, una desviación del tabique, etc. 

En el caso de no tener ningún problema en la configuración de la nariz es preciso tener en cuenta que se puede contribuir a la higiene mediante lavados de agua con sal que drenen la mucosidad excesiva que se pueda producir. 

Este lavado se puede incluir en la higiene diaria por las mañanas o por la noche. En las farmacias existen diferentes productos; Rinomer, Rinodouche, o para los más caseros puede funcionar el preparar la solcuión de agua y sal y aplicarla con una jeringuilla. 



La segunda medida de higiene vocal a tener en cuenta si además los mocos tienden a descender por la faringe y también en los casos en los que se produce una alteración de la mucosa de las cuerdas vocales por deshidratación, contacto con productos que la resequen, alegias, resfriados, etc. son los vahos con manzanilla. 

Los vahos ablandarán la mucosidad permitiendo su explusión y al mismo tiempo hidratarán las cuerdas vocales diminuyendo la sensación de ronquera que puede acarrear el resfriado debido a la acción de los estornudos, la tos, el carraspeo y el contacto con situaciones o productos que la deshidraten. 

Los vahos se pueden hacer calentando en una olla el agua, añadiendo la manzanilla y luego colocando una toalla sobre la cabeza o para evitar la sensación de calor emplear un pequeño artilugio llamado Respirator que tiene una mascarilla y evita que el vaho llegue a los ojos.