15.12.16

Más vale prevenir que curar

En esta etapa invernal los cantantes solemos ser muy precavidos con las bajas temperaturas debido a que queremos evitar un posible resfriado que nos impida poder ejercer con normalidad nuestra profesión. 

Es frecuente ver a los cantantes siempre pegados a una bufanda o algún pañuelo al cuello, evitando tomar bebidas frías, cambios bruscos de temperatura, ambientes con tabaco...

Pero... qué hacer cuando el resfriado nos ha "alcanzado"?

Hay muchos cantantes que pasan inadvertidos los primeros síntomas como pueden ser el picor de garganta, el moqueo, sensación de cansancio, etc... y se dicen a sí mismos: "mi voz está bien". Precisamente es en este momento en que todavía las cuerdas no están inflamadas cuando se debe hacer reposo y evitar que el resfriado vaya a más.

Si en estos primeros días del resfriado se hacen caso a las señales del cuerpo es muy posible que evitemos una disfonía o que el resfriado llegue a afectar a las cuerdas vocales. Especial señal de alerta tiene que causarnos la tos y el carraspeo, sobre lo que ya escribí un post, ya que tiene efectos devastadores sobre la mucosa que recubre las cuerdas vocales y se ha de intentar detener lo antes posible. 

No olvidéis que toda esta situación tiene que ser valorada por un médico y que uno de los remedios es mantenerse bien hidratados!