13.8.18

Grandes monologuistas: Eduardo del Olmo, "Improvisar es oro"

Desde el momento de la idea inicial hasta la puesta en escena con el público, ¿cuál es tu proceso creativo y cuánto te cuesta crear un monólogo?
Cuando tengo algo que contar, me siento y lo amaso hasta que está listo para probar con público.  No soy de escribir a diario, pero sí de tomar notas que luego no se descifrar. Las mejores ideas se me ocurren nadando o fregando los cacharros. 

¿Qué recursos vocales empleas en tus monólogos (entonación, imitación de voces, carcajadas, canciones, etc…)?
Cada uno de mis bloques acaba con un número de variedades: Un rap a mi pija interior, un baile otacu… Me queda colgarme de una lámpara bocabajo y hacer un exorcismo. 

¿Qué importancia le otorgas al control de los silencios durante el transcurso de la interpretación?
Generan suspense y sorpresa siempre que no acaben en siesta.

¿Cómo sabes si estás conectando con el público?
Cuando no tengo que escapar por la alcantarilla más cercana. Si se ríen y aplauden con la precisión de un reloj suizo, me voy saltando de alegría. 

¿Improvisas?
Sí. Todo lo que sucede en el momento es potencialmente oro. El monólogo cómico es un diálogo en el que el artista habla (mucho) más que el público. 

¿Cuál es el origen de tu vocación por hacer monólogos?
Mi espíritu aventurero… Y la escuálida cuenta corriente.

¿Qué impacto crees que tiene en las personas el buen humor?
Muchísimo. Después de actuar veo cómo el público sale con el cuerpo (literalmente) cambiado. El humor es lanzar una granada al desierto y convertirlo en un vergel. 

¿Cómo preparas las actuaciones?
Hago ejercicio físico antes, me preparo algo especial sobre el sitio al que voy y miro billetes de última hora por si me tengo que fugar al extranjero tras la actuación.

¿Qué consejo darías a quien comienza en el mundo de  los monólogos?
Prepárate para todo: Teatros fabulosos, antros  exquisitos, la plaza del pueblo, un casal fallero, un centro cultural sin sillas, público de ensueño, público de pesadilla, compartir camerino con una pitón de siete metros…

¿Dónde pueden nuestros lectores encontrar información actualizada sobre tus próximas actuaciones?
Escribo esta entrevista desde Nueva York, donde estoy viviendo todo el año gracias a la beca Fulbright. Este año estoy dedicado a mi investigación como actor y preparo en el Susan Batson Studio un show unipersonal sobre Charles Manson. 

Más sobre Eduardo Olmo en: