12.3.17

Alejandro Hernández Seijó: Nunca te olvidas de lo que te hacen sentir

Proseguimos nuestra serie de Grandes Oradores con uno de los grandes gurús de la comunicación empresarial, el liderazgo, la negociación, autor de diversos libros. Nos anuncia su próximo curso abierto en Madrid en Mayo. Toda una referencia de la cual aprenderemos mucho:

¿Cómo preparas las conferencias?
Como cuando haces un puzzle, empiezo por la foto final de la caja. Primero decido qué quiero que la audiencia haga y después diseño el camino para llegar hasta allí. Voy llenando un sobre con todas las ideas que me vienen a la cabeza y después diseño la presentación en "analógico" sin PowerPoint.

Aquí tienes un link para que tus lectores accedan gratis a dos vídeos de mi vídeo curso para hablar en público donde explico cómo se hace.

¿Qué haces para cuidar tu voz? 
Usarla conscientemente, no grito ni la uso para llamar la atención como si fuera un altavoz. No carraspeo y bebo agua a sorbitos mientras hablo. Cuando llevo más de quince días seguidos de conferencias y de cursos necesito dormir ocho horas o tomar pastillas de propóleo natural que no lleve azúcar ni conservantes ni aditivos. Un caramelo no me ayuda. 

¿Cómo has notado que evolucionaba tu voz conforme a tu experiencia? 
Cuando la cuido tengo caudal para seguir sin parar. Si la fuerzo, en un solo día noto que le falta solidez. Procuro cambiar de tono cuando estoy muy cansado.

¿Qué hace a un buen orador?
Querer contar un mensaje que salga del corazón. Morirse por contar algo que sabes que va a ayudar a tu audiencia. Con las técnicas sólo se consigue conseguir oradores falsos y enlatados. ¿A quién prefieres a un orador perfecto o a uno verdadero? Tiene más posibilidades un orador real con defectos que uno perfecto que use técnicas.

¿Qué consejo darías a quien comienza en el mundo de la oratoria?
Que se apoye en su propio estilo personal y que nunca imite a otros. Debe identificar qué le hace único y después explotar esa diferencia. Yo tengo un truco que me funciona siempre: sólo hablo de lo que me emociona. Y cuando estoy emocionado lo cuento de manera natural, sin técnicas ni atajos milagrosos. 

¿Cuál es el origen de tu vocación por dictar conferencias?
Empecé como formador en una empresa gigante de distribución valenciana en al año 1992, y hasta hoy. Mi primera presentación la realicé en el colegio en Ohio, USA. Una de las asignaturas se llamaba Speech. Grabé un anuncio de cursos para aprender español. 

¿Qué impacto cree que tiene en las personas un buen mensaje?
Un buen mensaje emociona a las personas, y la emoción empuja a la acción. Piénsalo, cuando sales de una conferencia te olvidas de los números, del texto, de los datos y del PowerPoint, y nunca te olvidas de lo que te hacen sentir.

¿Qué valor otorgas al desarrollo de la capacidad de hablar en público?
Mucha porque el objetivo de una conferencia no es ni informar, ni entretener, ni aleccionar; el objetivo es la acción. Si consigues movilizarle a la acción te recordarán siempre. 

En el mundo que viene, qué crees que tendrá más importancia a la hora de comunicar.
No usar el PowerPoint y hablar desde el corazón al corazón de tu audiencia. Se abusa del uso del mando a distancia, ¡todos los presentadores lo tienen en la mano! El mando te ayuda a conectar con las transparencias y a desconectar con tu audiencia. Pon la tecnología a tu servicio y no en tu contra.

¿Escribes como hablas? ¿Hablas como escribes?
Aunque tengo publicados cuatro libros con Planeta, prefiero hablar a escribir porque expreso mejor mis emociones, mis gestos, y mi auténtico yo. 

¿Dónde pueden nuestros lectores encontrar información actualizada sobre tus próximas charlas?
El 95% de mis charlas son para corporaciones privadas y nunca las publico en las redes, sin embargo el 9 y 10 de mayo tengo un curso de negociación en abierto en Madrid.

Anterior entrevista GRANDES ORADORES