Ritmo musical: Ejercicios e ideas para trabajarlo

Por: Redacción


Mientras más temprano se trabaje el ritmo, mejores serán los resultados en la composición e interpretación musical


La música es una forma de expresión particular que permite a las personas dejar salir sentimientos, expresiones y estados de ánimo de forma muy personal, a través de la composición o interpretación de canciones y ritmos musicales.


No obstante, la música también es un recurso educativo que ayuda al desarrollo de actitudes y formación de hábitos imprescindibles en la educación integral del niño o bien, la formación musical profesional en personas adultas.



El rol del ritmo dentro de la música como recurso educativo



El sonido, con las características que lo componen; tono, intensidad y duración, es uno de los ingredientes que colabora al equilibrio de composiciones rítmicas musicales. Además, está el ritmo, otro de los elementos esenciales de la música rítmica que se percibe a través de los sentidos y movimientos corporales.


De forma general, a los niños se les va muy natural estar rodeados de actividad física, movimientos y sonidos rítmicos, y es por eso que en la etapa de aprendizaje, las metodologías educativas hacen uso de diversos ejercicios relacionados con el ritmo, como oír el tictac del reloj, los latidos del corazón o reconocer sonidos en el entorno.


Esto sucede porque desarrollar el ritmo en niños es fundamental, porque guarda relación con el equilibrio de su sistema nervioso y se desarrolla a través de la palabra, el movimiento y los instrumentos. Si alguien presenta algún tipo de respuesta no adecuada o desajustada al ritmo, puede deberse a problemas motores o dificultades en la percepción y el reflejo, y saberlo ayuda a ir y obtener un diagnóstico previo para corregir tales situaciones.


Algunos ritmos típicos del folclore son buenos para utilizar en diversos ejercicios que promueven el desarrollo motriz de los niños, porque su ritmo es rico, alegre y muy agradable para ellos. Es por esa razón de que se trata de que los niños vivan el folclore antes de llegar a leer y escribir, de una manera casi mágica, donde cada palabra rítmica tenga su encanto.


También es importante para la integración al trabajo colaborativo, aunque al inicio habrá que adaptarse al ritmo de la mayoría del grupo y luego desarrollar el propio.



Los elementos del ritmo: el pulso, el acento y el compás



El ritmo tiene tres elementos básicos que lo componen y cada uno de ellos tiene un rol importante en el desarrollo de las habilidades musicales en niños y adultos.



Pulso: El pulso se puede definir como cada uno de los tiempos o pulsaciones regulares de los compases simples y tiene su representación en la figura musical negra que es el valor de un tiempo o pulso.


Acento: El acento es la mayor fuerza con que se ejecuta uno de los pulsos, y tiene cierta periodicidad. En la mayoría de las canciones, el acento del compás coincide con el acento de las palabras.


Compás: El compás es la medida del tiempo que corresponde a cada una de las partes de una expresión sonora.



Cuando se va a realizar ejercicios para trabajar el ritmo musical, antes de comenzar se debe hacer juegos previos como andar o correr en un esquema rítmico, realizar distintas formas en el espacio (corro, fila, líneas, zigzag)



La importancia del oído en los ejercicios rítmicos musicales



Las actividades de educación auditiva tienen que despertar en el niño interés por su entorno sonoro, como el reconocimiento de los ruidos del entorno y voces familiares.


De las actividades que se realizan, conllevan ejercicios que tienen como objetivos generar el desarrollo de la Atención, Reconocimiento, Localización del instrumento sonoro y la Memoria.


A través de dichas actividades se debe fomentar el establecimiento de un entorno de silencio, para lograr una sensibilización gradual de los niños, de modo que sientan la necesidad del silencio, ya que, en un ambiente de silencio, se pueden captar mejor los sonidos.


Hay que plantear y preparar las sesiones de audición con dedicación y mimo, seleccionando piezas de contenido sencillo que resulten motivadoras para los niños. Será preciso hacerse con un repertorio y adecuarlo al momento y al estado del grupo; no servirá la misma obra para el primer o para el último día de la semana, o si el grupo está cansado.


Las actividades deben ser breves y el tiempo se puede ir ampliando según los niños se familiaricen con ellas, y deben terminarse antes de que lleguen a cansarse, es bueno que se queden con deseos de más.



Recursos para realizar ejercicios de ritmo musical



Dentro de los recursos que pueden usarse para empezar a trabajar el desarrollo de la coordinación y el ritmo musical, están las canciones, la danza y el uso de instrumentos musicales.



Las canciones



Las canciones más usadas para estos ejercicios son canciones de niños, folclóricas, contemporáneas o didácticas (creadas con algún objetivo educativo).


Un elemento crucial es que las canciones incluyan frases muy breves, fáciles de recordar y con esquemas rítmicos iguales. Los educadores infantiles emplean la forma de eco para aprender canciones, verso a verso y estrofa a estrofa e incluyen gestos corporales relacionados que acompañan al texto de la canción.


Se debe tener en cuenta no perder el dominio del grupo, y procurar que los niños canten en voz baja, ya que suelen hacer lo contrario.



Los instrumentos



Siguiendo los principios metodológicos en educación infantil, lo lógico es empezar acompañar música con movimiento y sonidos producidos por alguna parte del cuerpo y dentro de los más comunes es posible mencionar los siguientes:



Pitos: Son chasquidos producidos por los dedos medio y pulgar, con las dos manos o alternativamente. Tienen la desventaja que no todos los niños aprenden a hacerlo de forma rápida.


Palmas: Se golpea una mano sobre otra, sobre la palma, el dorso o sobre un dedo o dos con la mano hueca o plana. Así se producen diferentes efectos tímbricos o de varias intensidades.


Rodillas: Se trata de percutir con las manos sobre los muslos, de forma alternativa o simultánea.



De cualquier manera, no se debe perder de vista que el instrumento que el niño emplea de forma natural (instintiva) es la voz, con la que le gusta jugar desde que descubre sus primeras vocalizaciones. Los objetos del entorno (piedras, palos, latas) también se emplean como instrumentos para acompañar la música y realizar ejercicios de ritmo



La danza



El trabajo con la danza se realiza buscando gestos, que pueden estar relacionados con los sonidos que los sugieren y que se coordinan dando lugar a una serie de movimientos que evolucionan originando una composición. Los niños pueden participar de forma muy activa en la invención de estos movimientos.


Realmente, la danza comienza con juegos en los que, de forma natural, se asocia el movimiento a canciones o sonidos. Lo observamos en las primeras canciones que se acompañan de gestos.



El juego



Los juegos se emplean en la educación musical porque aportan la suficiente motivación para que el niño empiece a jugar y, además, la riqueza de sus canciones, las fórmulas que posibilitan la rima y el acompañamiento de ritmo facilitan el proceso enseñanza aprendizaje.

Los mejores juegos a los que se puede recurrir para actividades musicales son los más sencillos y de fácil comprensión por los niños, como los juegos populares (corro, suerte, pasacalles), aquellos juegos específicos inventador por el educador que persiguen la expresión musical y los que inventan los propios niños, que requieren cierta guía por parte del adulto.



Actividades complementarias para trabajar los elementos del ritmo



Ejercicios de respiración



Respirar bien es primordial para hablar y cantar bien sin tener que realizar un esfuerzo innecesario. Se debe tratar de que el pequeño inspire por la nariz y espire tanto por la nariz como por la boca.


Los ejercicios estarán encaminados a fraccionar y dosificar el aire expulsado, a espirar voluntariamente por la boca o la nariz, a ser conscientes, en la medida en que la edad lo permita, de la respiración abdominal.


Algunas actividades sencillas que pueden resultar útiles y divertidas son:


Acompañar espiración e inspiración con caídas y levantamiento de brazos de forma coordinada.


  • Colocar saquitos no muy pesados en el abdomen e inspirar tratando de levantarlos con la fuerza corporal.


  • Inflarse y desinflarse como globos, se puede incluir la emisión de sonidos divertidos al momento de desinflarse.


  • Hacer carreras soplando bolitas de papel de seda.


  • Soplar una vela procurando que no se apague; después soplar más fuerte para apagarla.


  • Oler una flor (imitando a un perro que olfatea) y solicitar al niño que exprese el sentimiento que le provoca el olor.


  • Omitir sonidos con dientes o labios (ssssí/ rrrrí).



Tal como hemos expresado desde el inicio, la edad a la que se inicie el trabajo con los ejercicios rítmicos puede hacer la diferencia entre obtener un cantante adolescente con una voz única, educada y un sentido del baile y ritmo ideales para acompañar la interpretación de sus canciones de modo que mantenga a su público entretenido.


Experiencia +20 años, +10 en Clases Online de Canto y Voz*Técnica Vocal*Todos los niveles y estilos

Mi foto
Comunidad Valenciana, Spain
COACH VOCAL de referencia internacional. Titulada oficial Superior en Pedagogía del Canto con Matrícula de Honor y Premio Extraordinario Fin de Carrera por unanimidad. Titulada en Canto, Piano e Ingeniería. Académica de las Artes Escénicas de España. Profesora Máster online Pedagogía de la Voz Universidad Europea Miguel de Cervantes-SLKE. Dir. Vocal Center. Full Member National Assoc. Teachers Singing (EE.UU.). Miembro European Voice Teacher Association. Deleg. Asoc. Española de Profesores de Canto. Dir. Asoc. de Músicos Profesionales de España-CV. Experta en Técnica Vocal. Especializada además en voces infantiles y juveniles. Autora de las exitosas publicaciones: Claves de la Voz y el Canto, Guía Práctica para Cantar (núm. 1 ventas Amazon), Guía Práctica para Cantar en un Coro, La Voz sí que Importa, Cómo enseñar a Cantar a Niños y Adolescentes. Asesora vocal y Directora musical TV. Prepara asiduamente a participantes de concursos de televisión. 0034 651315263 "¡Cantad felices!"

de la creatividad al piano

Instagram