La saga musical de los Morente ARTISTAS DEL MES #LaBrújulaDelCanto

Por: Redacción


Los Morente, una de las familias más reconocidas en el ámbito del flamenco español. A continuación, relatamos aspectos interesantes de su vida como familia y artistas.



Los Morente, una saga familiar flamenca y reivindicativa, que después de una década del fallecimiento del iniciador de la estirpe familiar, Enrique Morente, su viuda Aurora Carbonell y sus tres hijos forman una familia que defiende sus raíces culturales y su forma de pensar, pese a las polémicas que suscitan.


El círculo familiar primario de los Morente lo forman Aurora Carbonell, la madre, y sus tres hijos: Estrella (la mayor), Soleá y José Enrique. Luego hay un segundo círculo en el que no faltan familiares de la rama paterna y materna, la de los Montoyitas, que los arropan a la guitarra, a las palmas o al cante en sus actuaciones. 


Aurora reside en Granada, mientras que Enrique (Kiki) y Soleá comparten su residencia entre Madrid y Granada. Estrella vive en Málaga con su marido, el torero Javier Conde, y sus hijos.



Una familia que siempre ha llevado el arte en sus venas



Luego de fallecer Enrique, en diciembre de 2010, la vida de los tres hijos ya giraba en torno al mundo del arte, con pequeños papeles y representaciones artísticas. Usualmente, las sagas flamencas crecen así, poco a poco, alrededor de la figura principal (paterna o materna) para luego iniciar solos.


Estrella, siendo la mayor, a sus quince años ya figuraba como cabeza de cartel en un festival en Las Alpujarras, en donde tenía muchas personas que acudían a verla. Soleá y José Enrique por otro lado, tenían recorrido menos caminar artístico que su hermana al morir su padre. 


Kiki es el más parecido artísticamente a su padre. Tiene todos los argumentos para ser uno de los grandes de su generación y se está defendiendo muy bien independizándose de lo que significa vivir a la sombra de ser “el hijo de Enrique Morente”. 


Kiki se desenvuelve con calidad en el repertorio de su progenitor cuando actúa en solitario, pero siempre está a la búsqueda de marcar sus registros propios y en ocasiones, brinda apoyo vocal, como segunda voz a su hermana Estrella en los conciertos que esta realiza.


Soleá (de nombre real Soledad) es la menor de los tres. Estudió y terminó Filología Hispánica y a pesar de ser la hija de un gran artista, no encontraba su sitio en los negocios musicales de la familia. 


Es también quien más ha tardado en encontrarse musicalmente, pero ahora parece haberlo hecho, con trabajos y producciones artísticas de gran nivel. En el 2019 le fue otorgado el premio Ojo Crítico 2019 de Música Moderna por su creatividad y coraje para mezclar propuestas estéticas distintas como el flamenco y la música pop, lo que parece ser una réplica de lo sucedido a su padre cuando en 2009 recibió también el premio Ojo Crítico Especial.



Morente, un apellido con patrimonio artístico



Los tres hijos de la unión familiar han sabido honrar el apellido Morente. 


Soleá, siendo la menor y a pesar de que parecía no estar interesada en el tema artístico y estaba más inclinada a encontrar su propio espacio durante algunos años, hoy es una flamenca instalada en la música pop de culto, con una comunidad interesante de jóvenes seguidores entre 20 y 30 años que la han descubierto y consideran una artista actualizada. 


Quién diría que cuando vivía en Granada en sus años de adolescente, tenía como influencia a sus amigos más cercanos que eran Lagartija Nick y su estilo de punk rock o Los Planetas y su estilo indie pop, cuyo trabajo Las Mimbres ha tenido buena acogida, en un disco con textos de poetas como Luis Cernuda, José Ángel Valente o Luis García Montero.


La familia Morente se reunió el año pasado para participar en una actividad que se grabó para el Museo Picasso de Barcelona, en la que participó la abuela Rosario, con 90 años.



Los Morente: referente del flamenco en Granada



Sin duda alguna, la familia Morente es sinónimo de flamenco y Granada. Es una familia que no le tiene miedo al cambio y, por el contrario, lo buscan para integrarlo a su arte y continuar creando flamenco, un ritmo que está más vivo que nunca (como les hiciera saber su difunto padre, Enrique) y al que ellos le imprimen su dosis de innovación, pues lo ven como una forma de arte libre y abierto que influye en muchos pero que igual se deja influir.


En septiembre del año pasado se llevó a cabo un homenaje a este fabuloso cantaor durante el Festival Milnoff, celebrado en Granada y que contó con la presencia de Soleá y Kiki Morente. Otros de los homenajeados fueron Luis Habichuela, Mario Maya, Juan Habichuela y Camarón.



Enrique Morente y su legado



Enrique es admirado por su forma de cantar y por su deseo insaciable de evolucionar, con la mirada siempre hacia delante, hacia la renovación y la vanguardia. Aunque se dice que su alma era de rockero, nunca dudó en experimentar y en tirarse de cabeza a otros ritmos; como el flamenco puro, que lo llevó dentro y siempre le acompañó.


Con este sentimiento y forma de pensar, que comparte gran parte del mundo flamenco, Enrique Morente grabó “Omega”, uno de sus mejores discos de flamenco en el que, además, la guitarra eléctrica y la batería tienen un papel fundamental. Fue un cantaor revolucionario que soñó con ser rockero y que, a pesar de ser un genio aclamado por todas las generaciones del flamenco, era una persona muy humilde, llena de grandeza; poeta e investigador de este arte.


Los hijos de Enrique Morente no han podido contar con un referente mejor, tanto en la versión de padre como en la de artista. Estrella Morente, Soleá Morente y Kiki Morente, tres personalidades artísticas diferentes que hoy brillan con luz propia y que han desarrollado su propio estilo, balanceándose entre el canto más clásico y el de vanguardia.



Estrella Morente



La mayor de las hijas producto de la unión entre el cantaor Enrique Morente y de la bailaora Aurora Carbonell, se ha convertido en el paradigma flamenco del momento. Es una artista única, resultado de mucho esfuerzo y de una motivación constante hacia su trabajo, destinada a triunfar desde muy pequeña.


Fue la primera en nacer y fue la primera en mostrar indicios de participar en ese mundo de artistas que le había influido desde pequeña, y así lo hizo. Antes de cumplir sus 20 años, la primogénita Morente ya figuraba como principal en carteles en espectáculos que se realizaban en festivales locales.


Desde entonces su carrera ha evolucionado y le ha convertido en un referente de las generaciones actuales, admiradoras del flamenco y de la música en general.



Soleá Morente



Soleá se ha inclinado más por la fusión, habiendo colaborado con músicos como Antonio Arias, Los Evangelistas, Napoleón Solo o La Bien Querida. No queda duda alguna que la principal influencia en su música es su padre, al que considera el referente de lo que es no tener miedo y llevar el flamenco a otros lugares. Para Soleá, eso es algo que lleva en la sangre. 


En la actualidad, se encuentra inmersa en un nuevo proyecto, ‘Prado Negro’, junto a músicos como José Bonaparte o Jaime Beltrán y tiene planificado realizar presentaciones para acompañar esta nueva producción que mostrará a sus admiradores el fruto de su talento en esta nueva década del siglo 21.



Kiki Morente



Por otro lado, el más joven de la familia, Kiki, está transformándose en el nuevo milagro flamenco de la familia Morente.


El artista ha manifestado “El Morentismo es la afición al cante”, lo que demuestra que los Morente son un concepto identitario en sí mismo, su familia es arte y tras ella hay una legión de admiradores, y no es para menos. Granada le ha ofrecido sus tangos, su zambra y eso es algo que él lleva dentro, aunque esté interpretando un estilo diferente.


José Enrique opina que el flamenco es una búsqueda constante de inspiración, pero teniendo presente que la transgresión se produce una vez que se conocen las raíces y, por lo tanto, siempre ha tratado de escuchar a los antiguos, a los maestros, a las grandes figuras del cante flamenco y a sus propios compañeros de oficio; Arcángel, Miguel Poveda o Rancapino Chico, son algunos de sus referentes. 


Kiki Morente acompaña a su hermana Soleá en presentaciones que ella realiza y el año pasado participó junto a ella en los trasnoches flamencos del Festival Milnoff, que se llevaron a cabo en el Palacio de los Córdova.



Como han leído, los Morente es una de las familias que siguen siendo un referente en la música flamenca española y tal como ellos lo afirman, lo hacen porque es su pasión encontrar una forma de expresión artística a través de la música, en ritmo flamenco puro o mezclado con nuevas tendencias y ritmos como lo hace Soleá, la menor de los Morente.



Experiencia +20 años, +10 en Clases Online de Canto y Voz*Técnica Vocal*Todos los niveles y estilos

Mi foto
Comunidad Valenciana, Spain
COACH VOCAL de referencia internacional. Titulada oficial Superior en Pedagogía del Canto con Matrícula de Honor y Premio Extraordinario Fin de Carrera por unanimidad. Titulada en Canto, Piano e Ingeniería. Académica de las Artes Escénicas de España. Profesora Máster online Pedagogía de la Voz Universidad Europea Miguel de Cervantes-SLKE. Dir. Vocal Center. Full Member National Assoc. Teachers Singing (EE.UU.). Miembro European Voice Teacher Association. Deleg. Asoc. Española de Profesores de Canto. Dir. Asoc. de Músicos Profesionales de España-CV. Experta en Técnica Vocal. Especializada además en voces infantiles y juveniles. Autora de las exitosas publicaciones: Claves de la Voz y el Canto, Guía Práctica para Cantar (núm. 1 ventas Amazon), Guía Práctica para Cantar en un Coro, La Voz sí que Importa, Cómo enseñar a Cantar a Niños y Adolescentes. Asesora vocal y Directora musical TV. Prepara asiduamente a participantes de concursos de televisión. 0034 651315263 "¡Cantad felices!"

de la creatividad al piano

Instagram