Los Flores, una familia musical con mucho ritmo !! ARTISTAS DEL MES #LaBrújulaDelCanto

Por: Redacción


Algunas familias en España son sinónimo de música y la de Lola Flores es una de esas estirpes familiares ligadas al flamenco y la música en general.


Nacida bajo el nombre de María Dolores Flores Ruiz en la década de los 20 y mejor conocida como Lola Flores, La Faraona, esta mujer de carácter fuerte y personalidad cautivadora demostró desde muy temprana edad sus cualidades para cantar y bailar.



Influencias, encuentros y primeros pasos de una gran carrera



Todos tenemos a alguien que ha influido en nuestras vidas, ejemplo de lo que hemos querido ser a más edad, y en el caso de Lola Flores, quien ejerció una gran influencia fue la cantante y bailaora Pastora Imperio.


Pastora fue otra gran exponente del cante y baile flamenco, que se destacó por su particular forma de mover brazos y manos, además de introducir el traje de cola en el baile flamenco y que era muy famosa por aquellos años cuando Lola era una pequeña niña.


Deslumbrada, la pequeña Lola fijó sus ojos en Pastora, imitándola y deseando ser como ella cuando grande. El destino hizo posible que más adelante en la vida conociera a Manolo Caracol, representante de una dinastía gitana de mucho peso en el mundo del flamenco.


Al ver el potencial de Lola, que para aquel entonces tenía quince años, Manolo la contrató para estar en su compañía durante un par de meses, cuando la familia estuvo viviendo en Sevilla, antes de mudarse a Madrid, donde pudo conocer otras figuras relevantes de la canción, como Estrellita Castro y el maestro Manuel López Quiroga.



El cine, bastión de apoyo para cimentar su éxito



El arte de La Faraona no estuvo limitado solo a la música y canción.


El cine fue otro medio por el cual Lola sería capaz de demostrar al público su talento y versatilidad artística. Su primera participación en el séptimo arte fue en 1940, con la película “Martingala”, del guionista y director italiano Fernando Mignoni Monticelli.


La década de los 40 fue también el marco en el que Lola realizó una serie de giras por diversas provincias españolas, con presentaciones producidas por el empresario español y promotor de espectáculos Juan Carcellé. “El Lerele” fue la canción más popular de la cantante en esa época y con el pasar de los años se convirtió en uno de sus grandes éxitos.


Más adelante, y probablemente motivada por ver lo que podía lograr con su talento, afloró su espíritu de empresaria y mujer independiente y tomó la importante decisión de montar su propia compañía artística, con la ayuda de quien había sido su primer mentor, Manolo Caracol.


El proyecto que montaron se llamó Zambra 1948, un espectáculo concebido por su entonces mánager Adolfo Arezana, que inició una de las etapas más fructíferas y populares de la mítica pareja.


Del trabajo mancomunado de esta pareja se recuerda la película “Embrujo” (1946) en la que trabajaron con el director Carlos Serrano y “La Niña de la Venta” (1951), de Ramón Torrado, donde alcanzaron mucho éxito, aunque ya la pareja empezaba a dar síntomas de un fin inminente.



Tres décadas de incansable labor y popularidad sorprendente 



Para 1951, Lola Flores era conocida en el extranjero, por canciones y películas mientras su repertorio seguía aumentando, al grabar y lanzar nuevos discos para consolidar su carrera, como la canción “La Zarzamora”, una de las canciones más emblemáticas de la época.


Una decisión inteligente que contribuyó mucho a proyectar su carrera fue el contrato que firmó con el productor Cesáreo González; a quien se le conoció como el hombre que reinventó a Lola Flores, cuyo contrato le hizo posible integrarse al reparto de actores de películas como “La Estrella de Sierra Morena” (1951) con el director Ramón Torrado, que además le permitió embarcarse en un viaje trasatlántico para hacer una gira por varios países latinoamericanos.



México, el país que la recibió con los brazos abiertos



La Faraona realizó varias coproducciones en este país norteño, con el que estableció un fuerte vínculo artístico, debido a la acogida que le brindó el público mexicano, lo que hizo posible que su popularidad se propagara, tanto así que después de grabar la película “La Faraona” (1955), bajo la dirección de René Cardona, su público la bautizó con dicho nombre, el cual le acompañó por el resto de su vida.


Miguel Morayta Martínez, guionista español que en aquella época estaba radicado en México la dirigió en la película “Pena, Penita, Pena” en 1953 y “Limosna de Amores” en 1955.


El director argentino Luis Saslavsky, ganador del Cóndor de Plata a la mejor película y al mejor director por “La Dama Duende” en 1946, le dirigió en la película “Desde el Balcón de la Luna” (1962), fecha a partir de la que sus apariciones en la pantalla grande disminuyeron para ceder paso a sus espectáculos teatrales.


De su participación en películas, obtuvo un premio que le concedió el Sindicato Nacional del Espectáculo por su participación en “Una señora estupenda” (1967), dirigida por Eugenio Martín; años después participó en otras producciones como “Truhanes” (1983) y “Juana la loca… de vez en cuando" (1983), una parodia con mucho humor dirigida por José Ramón Larraz.


Para finales de los ochenta participó en la serie de televisión “Juncal”, producida por Jaime Armiñán, que protagonizó junto a Francisco Rabal, mientras que en 1992 se dedicó a trabajar con Carlos Saura para guiarla en el mediometraje “Sevillanas”, quien fue capaz de capturar su esencia y arte en esta producción.



La descendencia encargada de prolongar el legado



De su caminar por este mundo Lola procreó tres hijos; dos niñas y un varón, Lolita, Rosario y Antonio, de los cuales todos se dedicaron a la música; al igual que su madre, cantaban y bailaban desde pequeños junto a sus padres y más adelante harían su propio camino al andar como cantantes profesionales.



Lolita, una nueva generación dispuesta a conquistar el mundo



La mayor de sus hijas, Dolores Gonzáles Flores, fue una bendición que llegó en 1958 y es quizás la hija más popular de Lola Flores, pues su carrera ha sido de alguna forma más comercial e internacional.


Quienes vieron a Lolita cuando joven (cuando estaba incursionando en el mundo del espectáculo) sabrán que sus facciones son bastante parecidas a las de su madre, no obstante, su voz es muy diferente.


La Diva madre tenía un furor emocional que te atravesaba el alma, más arraigada a la esencia del flamenco puro español y la esencia gitana que irradiaba su personalidad. Solo tienes que escuchar la canción “Hey”, que popularizó el inmortal Julio Iglesias interpretada en la voz que emana de las entrañas de La Faraona y te darás cuenta de lo que estamos tratando (puedes verlo en YouTube).


Describir la voz de Lolita es algo complejo, pues es una mezcla entre voz semi nasal, que resulta tan agradable y mientras la escuchas se va distinguiendo su claridad y la hace apacible, que casi te hipnotiza, como en sus temas “Amor, Amor”, “No Renunciaré” y “Te voy a hacer la vida imposible” en donde se vale de recursos vocales para imprimir la canción de nostalgia suficiente que contagió a miles de fanáticos alrededor del mundo.


Ha grabado 20 álbumes como “Amor, amor”, “Lola, Lolita, Dolores” o “De Lolita a Lola” entre otros. También ha actuado en varias series de televisión como “Cuentos y Leyendas”, “La Sopa Boba” y “Academia de Baile Gloria”.


Lolita, como es conocida popularmente, ganó un Premio Goya a la mejor actriz revelación por su participación en la película “Rencor”, del 2002, dirigida por Miguel Albaladejo donde Lolita coprotagonizó con Jorge Perugorria y Chelo Zamora.



Antonio, el varón de la estirpe cuya flama se extinguió pronto



El segundo hijo de María Dolores Flores fue el conocido cantante y compositor Antonio González Flores, nació en 1961, y en su primera producción discográfica incluyó la canción “No dudaría”, en flagrante propuesta opuesta a la violencia y la que sin duda alguna es la más representativa canción en su carrera.


En su vida grabó cinco álbumes y participó en nueve películas, entre ellas “Calé” y “El Taxi de los Conflictos”. Posterior a su muerte, muy pronta en 1995, se publicaron seis discos en homenaje a su talento artístico como cantante y compositor.



Charo, la hija más joven de Lola que hizo camino al andar



La última hija del matrimonio fue Rosario González Flores quien nació en 1963 y ha entregado al mundo canciones famosas dentro de las que figuran “Cómo quieres que te quiera” y “Mi Gato”.


La “nenita” de Lola Flores ha grabado 12 álbumes y vendido más de un millón y medio de copias, además de haber sido nominada a siete premios (de los que ha ganado seis), dos Premios Grammy y Un Premio Onda.


El cine no es ajeno a esta descendiente de la Diva Flamenca de España y al igual que sus hermanos, ha participado en el cine y la televisión. Rodó 9 películas, entre ellas "Chatarra" y "Calé".


Escuchar Música


Experiencia +20 años, +10 en Clases Online de Canto y Voz*Técnica Vocal*Todos los niveles y estilos

Mi foto
Comunidad Valenciana, Spain
COACH VOCAL de referencia internacional. Titulada oficial Superior en Pedagogía del Canto con Matrícula de Honor y Premio Extraordinario Fin de Carrera por unanimidad. Titulada en Canto, Piano e Ingeniería. Académica de las Artes Escénicas de España. Profesora Máster online Pedagogía de la Voz Universidad Europea Miguel de Cervantes-SLKE. Dir. Vocal Center. Full Member National Assoc. Teachers Singing (EE.UU.). Miembro European Voice Teacher Association. Deleg. Asoc. Española de Profesores de Canto. Dir. Asoc. de Músicos Profesionales de España-CV. Experta en Técnica Vocal. Especializada además en voces infantiles y juveniles. Autora de las exitosas publicaciones: Claves de la Voz y el Canto, Guía Práctica para Cantar (núm. 1 ventas Amazon), Guía Práctica para Cantar en un Coro, La Voz sí que Importa, Cómo enseñar a Cantar a Niños y Adolescentes. Asesora vocal y Directora musical TV. Prepara asiduamente a participantes de concursos de televisión. 0034 651315263 "¡Cantad felices!"

de la creatividad al piano

Instagram