16.6.12

El músico del siglo XXI. Artículo para la revista Polifonía

En el día de ayer se presentó en el Conservatorio Profesional de Música "Ana María Sánchez" de Elda la revista digital que ha sido elaborada por el AMPA y que está cargada de artículos interesantísimos para los estudiantes, los padres y para el público en general. 

Desde aquí quiero felicitar a los responsables de esta iniciativa por el trabajo realizado. Podeis descargarla del apartado del AMPA, en este enlace Picha aquí.

A petición de Berta Civera escribí para los alumnos de las enseñanzas profesionales de música el siguiente  artículo:

" El músico del siglo XXI" 

La realidad cambia a una velocidad vertiginosa y soy de la opinión que el mundo de la música peca de un cierto inmovilismo que no le beneficia. Hoy en día importantísimo que sepamos comunicar el valor del arte en la sociedad. La cultura es el modo de autoexpresión de los pueblos y por ello merece la pena que reflexionemos a cerca de la necesidad de la misma en la creación de una sociedad democrática, reflexiva y crítica. Por otro lado, la era 2.0 no es ya una opción y el que no esté abrazando con alegría esta nueva realidad pronto dejará de entender por qué las cosas no le van bien. Cambian los medios, cambian los procesos, cambian las opciones, cambian las necesidades, la buena noticia es que las posibilidades se democratizan... Lo único que es seguro es que todo cambia y lo único que podemos hacer es tener una actitud positiva hacia el cambio y una mente flexible que nos permita asumirlo con facilidad.

Me piden desde el AMPA que dé algunas deas a los estudiantes del conservatorio sobre los aspectos que considero fundamentales para los músicos del siglo XXI, estos son algunos y espero que os sean de utilidad:

EL MÚSICO: Tener una actitud abierta hacia el aprendizaje es lo más importante. Como músicos tenéis que ser competentes en aquello que hacéis, creativos, conocer todo tipo de músicas, conocer vuestro instrumento, el repertorio, ser muy curiosos y no dejar de investigar nunca!!! También debéis intentar entrar en contacto con otros profesionales, preguntarles su opinión y aceptarla con humildad. Por otro lado, siempre recomiendo que se tenga un repertorio que nos iguale a los demás para que las personas que nos escuchan puedan comparar fácilmente y algo que nos diferencie y que tenga que ver con nuestros gustos y aspiraciones personales, en mi caso tengo una especial predilección por la música española aunque puedo afrontar otro tipo de repertorio como cantante.
NO HAY MÚSICAS MEJORES Y PEORES: lo que sí que existen son mejores y peores profesionales en cada estilo musical. A nadie se le ocurre cuestionar la calidad artística de Freddy Mercury, Michael Jackson, Billy Holliday, Frank Sinatra, Ella Fitgerald, Louis Amstrong, Paco de Lucia, Rocío Jurado, etc.
Aprendamos todos de todos y enriquezcamos el arte con variedad. Lo importante no es pretender gustar a todo el mundo, lo importante es encontrar aquella música que nos permite expresarnos mejor y nos hace más felices.
IDIOMAS:
El aprendizaje de otros idiomas os dará acceso a otras opciones de mejora y de desarrollo profesional. Hay que pensar que hay personas que merece la pena conocer y no hablan castellano. Hay mucha bibliografía interesante en inglés o en alemán. Hay muchos proyectos internacionales como la Orquesta
y el Coro Mundial, ¿te los vas a perder por no saber idiomas?. Hoy en día existen muchas opciones para aprender idiomas: asiste a clases, vete a trabajar un mes fuera o recibe estudiantes extranjeros en tu casa, mira películas en versión original, escucha música, lee en otro idioma algo que te interese...
HABILIDADES SOCIALES:
El sistema un tanto perverso hace a los músicos individualistas y competitivos en exceso. Se empieza a competir por una plaza en un conservatorio, luego por un concurso, etc. El individualismo genera barreras en la comunicación y en el trato hacia otras personas que pueden tener un coste personal y profesional muy alto. Establecer relaciones de confianza es esencial y para ello no podemos pensar que somos más que la persona que tenemos delante, no podemos considerarnos mejores por tocar obras más difíciles, hacer más conciertos, etc. Si quieres que tu talento sea reconocido y valorado empieza por reconocer y valorar el de los demás. Valora a tus profesores, valora a tus compañeros, ten siempre en la boca algo positivo que decir y trágate la crítica a no ser que te la pregunten de manera directa y en confianza. Adquiere una actitud constructiva y positiva.
INTERNET Y NUEVAS TECNOLOGÍAS:
Hoy en día ya no se trata de una elección. Si no estás en la red, no existes. La informática y la red ofrecen herramientas de comunicación que antes suponían un coste difícilmente asumible para las personas. Cómo profesionales debéis ser responsables de vuestra identidad digital. ¿qué sale en el buscador cuando pones tu nombre? Es importante que lo que aparezca en las primeras posiciones sea lo que tú quieres que se vea de ti porque cuando hagas algo público muchas personas harán esa búsqueda. Y no es tan difícil gestionar esa información: ¿tienes una web o blog? ¿Has pensado en comprar el dominio de tu nombre?¿tienes un canal en youtube, vimeo, goear, picasa? ¿Tienes cuenta en twitter, facebook, linkedin? ¿Conoces la manera de obtener información de becas, concursos, cursos, audiciones?¿Conoces programas como el finale, sibelius, photoshop, imovie, itunes, garageband? ¿Tienes cámara de vídeo o grabadora digital?¿sabes editar el audio o el video?. Hoy en día no se pierde el tiempo y si no te encuentran con facilidad puede que se olviden de ti. Haz que sea fácil localizarte.

DERECHOS Y DEBERES:

Hay cuestiones que no se tratan en absoluto y deberían ser fundamentales en la formación de un músico. Se trata de una formación y orientación laboral como son: cómo se contrata a los músicos, cuáles son sus obligaciones fiscales, cómo se registra una marca, cómo se registra la obra en la propiedad intelectual, cómo funcionan las entidades de gestión, cómo se comercializa la música, quien contrata servicios de música y cómo se accede a ellos, como se elabora un curriculum,
como se elabora un dossier para una actuación, etc.

ESPÍRITU EMPRENDEDOR:

Es algo que está muy de moda y se puede traducir en “saber sacarse las castañas del fuego”, se trata de una actitud que busca ante todo el desarrollo personal y profesional, la tiene todo aquel que se plantea retos que le ayudan a mejorar su realidad y la de su entorno. Sinceramente encuentro poco sano el hecho de que muchos músicos se preparen durante años con un gran esfuerzo y sacrificio y, finalmente, a lo único que aspiran es a ocupar una plaza en un conservatorio. La docencia es una opción muy digna que requiere mucha generosidad y talento y que debería basarse en una vocación y no en una salida fácil. Debemos ser conscientes de que la profesión artística es una profesión liberal con un alto grado de incertidumbre que plantea retos personales y profesionales. La incertidumbre es muy creativa porque nos ayuda a buscar más opciones y a mejorar lo que ya tenemos. 

El objetivo del músico del siglo XXI debería ser llegar a convertirse en un buen profesional, llegar a conocer su oficio y el medio en el que se desarrolla, que conociera los mecanismos para ofrecer su talento de una forma creativa y que enriqueciera a la sociedad proponiendo productos culturales enriquecedores y transformadores.