Biografía musical del "Divo de Juarez", Juan Gabriel, estrella del canto mexicano

 Por: Redacción


El Divo de Juárez, un lustro de talento y música expresada a través de una voz excepcional.




Mil novecientos cincuenta es el año que, en el calendario gregoriano, se reflejaría la llegada a este mundo de una persona que llegaría a tener tantos adjetivos como ningún otro.


Cantante, autor, cantautor, compositor, productor musical, músico, filántropo y actor son algunas de las denominaciones para expresar las virtudes de una de las más famosas figuras del panorama musical mexicano, el maestro Juan Gabriel.



¿Quién fue Juan Gabriel?



A las nuevas generaciones se les exime de conocer los éxitos que alcanzó Alberto Aguilera Valadez, mejor conocido como Juan Gabriel, cantante mexicano nacido en Santa Mónica, California; quien desde pequeño demostró sus dotes artísticos.


El maestro Juan Gabriel es uno de los artistas y compositores latinos más grandes y exitosos de la historia, aparte de ser el principal impulsor de la música regional mexicana contemporánea, con ventas que han superado los 100 millones de discos, lo que le convierte en uno de los artistas con mayores ventas de discos en la historia de la industria latinoamericana de la música.


Sus composiciones han sido traducidas a idiomas tan diversos como el turco, alemán, francés, italiano e inglés. Era conocido también por realizar obras destinadas a ofrecer las oportunidades de desarrollo a la niñez desafortunada, no solamente en México, sino en otros países. 


Falleció a los 66 años a causa de afecciones cardíacas.


La historia detrás del mito



Los años 70 fueron los que tuvieron el honor de ver los primeros pasos de este gran artista, cuando emprendió la producción de su primer disco titulado El Alma Joven, que contaba con diez temas (todos de su autoría) y producido por los arreglistas Chucho Ferrer, Pocho Pérez y Eduardo Magallanes.


En muy poco tiempo el sencillo “No tengo dinero” se hizo muy popular y logró posicionarse en el número uno de las listas y por causas del destino, la versión instrumental que fuese grabada por la Orquesta Sinfónica de Londres vendió un millón de copias, mientras que, en los países de habla hispana, en Latinoamérica, logró llegar a vender los dos millones de copias, lo que le permitió (a solicitud) grabar el tema en japonés y portugués.


Desde ese momento, el éxito de Juan Gabriel, nombre que decidió tomar en honor a quien fuera su mentor y maestro Juan Contreras y a su padre Gabriel Aguilera, empezaba a construir los cimientos de ese gran monumento en el que se convertiría Alberto Aguilera; quien no tendría impedimento para avanzar.


Palabras más palabras menos, el éxito que el desconocido Juan Gabriel había cosechado fue reconocido y le llevó a ser escogido para participar en el Festival Oti de 1971 y, a pesar de que no ganó el primer lugar, su canción fue la que más popularidad ganó en las radioemisoras mexicanas aquel año.


Ahora bien, si lo que piensan es que, hasta ahora el primerizo en producciones de discos escribía solo para sí mismo se equivocan. El hasta entonces escritor, compositor y cantante, había compuesto canciones para otros cantantes de la escena mexicana de mucha proyección internacional como lo eran Estela Núñez, Roberto Jordán, Angélica María y Lupita D’Alessio.



Juan Gabriel y el tradicional Mariachi mexicano



Corría el tiempo y para 1974 al artista se le vino a bien trabajar en un proyecto que fuese capaz de elevar a otro nivel el alma de la música mexicana y se decidió a trabajar acompañado del Mariachi Vargas de Tecalitlán, con quienes lanzó su primera producción de música vernacular mexicana con el álbum del cual se desprendiera el primer sencillo con título “Se me olvidó otra vez”, tema que le otorgó mucha popularidad en toda Latinoamérica, como intérprete y compositor.


El tema llegaría a recorrer mucho camino y ser convertiría en uno de los temas rancheros más populares entre otros de su autoría como lo fueron “Esta noche voy a verla”, “Ases y tercia de reyes” y “Que sea mi condena”.


El acompañamiento de mariachi y la música vernacular le vinieron como anillo al dedo al cantante, quien en la década de los años setenta alcanzó fama y prestigio de una forma vertiginosa, pues sus discos sonaban fuerte en varias emisoras de radio en toda latino américa y por si fuera poco, sus intérpretes llegaban a los primeros lugares de las listas de popularidad con sus temas, del género balada y ranchera, lo que corroboraba que el artista entendía el sentimiento del pueblo y lo representaba en las letras de sus canciones.


Dentro de los éxitos que se pueden mencionar tuvieron lugar en las radios emisoras y la preferencia del público en estos años están “Siempre en mi Mente”, “Inocente, pobre amigo”, “La Diferencia”, “Juro que no Volveré”, “Mi Fracaso” y “Buenos días, Señor Sol”, además de “La Muerte del Palomo” y otros más.



Inician las giras internacionales



Apuesto a que no sabían que el primer viaje en avión de Juan Gabriel fue a Venezuela y debido a su popularidad fue recibido por el mismo presidente Carlos Andrés Pérez.


Pues así fue el palomo realizó su primer viaje en avión a la hermana república de Venezuela, donde fue recibido con vítores y bombos y realizó varios conciertos para sus fanáticos en ese país.


Pasaron varios años, algunos de descanso y otros de trabajo cuando a finales de los años 70 se le dio la oportunidad de que una cantante española reconocida mostrara interés en su talento y (debido a factores adversos) luego de haber tomado la decisión de probar fortuna en América, lo hizo bajo la tutela del maestro Juan Gabriel.


Esa era Rocío Dúrcal, exitosa cantante con trayectoria no solo en la música y el canto sino en el cine español, quien, asesorada por su mánager, se atrevía al igual que Colón, pero sin sus carabelas, a probar fortuna en el nuevo mundo interpretando canciones rancheras mejicanas.



El éxito atrae más éxito



De seguro habrán escuchado ese adagio en cualquier esquina, no obstante, al escribir este artículo viene a la mente y corrobora dicha afirmación.


Rocío y Juan eran, sin duda alguna, ambos talentosísimos en sus países y al juntarlos fue como repetir el fenómeno que se había dado por primera vez al detonar la primera bomba nuclear, décadas atrás en Hiroshima y Nagasaki.


Fue un choque de átomos creativos que culminó en un destello fulminante de luz y proyección artística que inició con la primera de las canciones, “Fue tan poco tu cariño”, sencillo que desencadenó en una alianza de éxitos que duraría dos décadas, en la que la cantante española recorrería la balada mejicana de una forma no antes experimentada.


Rocío se vio enfrentada a lidiar con nuevos géneros como la balada, el bolero y la canción ranchera mexicana. Producciones exclusivas como “Quédate conmigo esta noche”, “Tú que te fuiste”, “Fue un placer conocerte” y las inolvidables “Costumbres”, “Me gustas mucho” y “Amor Eterno” (un réquiem con música vocal), bajaron las barreras del corazón de millones de oyentes alrededor del mundo y relanzaron la carrera de la cantante en América Latina, a la vez que posicionaban más fuerte a Juan Gabriel como un compositor de renombre.


Todos los cantantes de renombre de finales de los años setenta le solicitaban a su agente que le consiguieran la oportunidad de obtener el privilegio de grabar algún tema de Juan Gabriel; artistas de la talla de Raphael, Vicente Fernández, Lupita D’Alessio, Pedro Vargas y Lola Beltrán fueron algunos que lo lograron.



El maestro toma acciones para iniciar su carrera en solitario



Los ochenta llegaron y Juan Gabriel llevaba dentro de sí un espíritu que le indicada que era hora de independizarse y retomar su carrera artística que había dejado atrás, por haberse dedicado a escribir para otros y fue la decisión que tomó en año nuevo de 1979-1980.


La nueva década perfiló nuevos éxitos, escritos por él y para él.


En 1981 lanzó el disco Con tu Amor , álbum que incluía el sencillo “No me vuelvo a enamorar” fue como la preparación para el lanzamiento de su álbum Cosas de Enamorados en 1982, mientras un disco que fuese lanzado al mercado en 1983 titulado Todo fue el que contenía la canción que más cautivaría a su audiencia musical “Querida”, cuyo video fue lanzado en 1984 en el que cualquiera que haya tenido quince años recuerda al artista caminando en un laberinto de candelabros orquestados magistralmente para permitir su avance en la interpretación de esta pieza.



Los últimos años del artista



Luego de los ochenta, el Divo continuó cosechando éxitos y así disfrutó los años 90 y el siglo 21, en el que se mantuvo más al margen de producir, y más a favor de apoyar a los más necesitados.


El mundo dejó de tener esperanza de seguir escuchando nuevas producciones de Juan Gabriel cuando un 28 de agosto del 2016; en Santa Mónica, California, Estados Unidos, este talentoso compositor y artista entregó su alma al creador.


Más contenidos


VISITA TAMBIÉN:

Experiencia +20 años, +10 en Clases Online de Canto y Voz*Técnica Vocal*Todos los niveles y estilos

Mi foto
Comunidad Valenciana, Spain
COACH VOCAL de referencia internacional. Titulada oficial Superior en Pedagogía del Canto con Matrícula de Honor y Premio Extraordinario Fin de Carrera por unanimidad. Titulada en Canto, Piano e Ingeniería. Académica de las Artes Escénicas de España. Profesora Máster online Pedagogía de la Voz Universidad Europea Miguel de Cervantes-SLKE. Dir. Vocal Center. Full Member National Assoc. Teachers Singing (EE.UU.). Miembro European Voice Teacher Association. Deleg. Asoc. Española de Profesores de Canto. Dir. Asoc. de Músicos Profesionales de España-CV. Experta en Técnica Vocal. Especializada además en voces infantiles y juveniles. Autora de las exitosas publicaciones: Claves de la Voz y el Canto, Guía Práctica para Cantar (núm. 1 ventas Amazon), Guía Práctica para Cantar en un Coro, La Voz sí que Importa, Cómo enseñar a Cantar a Niños y Adolescentes. Asesora vocal y Directora musical TV. Prepara asiduamente a participantes de concursos de televisión. 0034 651315263 "¡Cantad felices!"

de la creatividad al piano

Instagram